martes, 21 de julio de 2009

De buena...



... me he librado (nos, nos).

Aún estoy llorando.
Cómo ese examen invencible y heptaconvocatorial que te bendicen con un zarrapastroso aprobado y que supone una foto con sombrero sobre la mesa-camilla de tu madre. Cómo cuando te sale una rayita y no dos. Cómo cuando ... da igual.
Aún estoy llorando de mera catarsis liberada por una hecatombe alfanumérica -sintetizador incluido gritando un somos todos bastante desagradable-. Y es que, aunque no fui programada para ello, resulta que un 9 no es un 6 ni un infinito sea un 8 de vacaciones. Pero que, aunque canalla, despistada y malhablada, mis poderes se han medido con los de el Comando Asesor del Doctor Oscuro y, por hoy, parece que he salvado el universo de una Chapada Interestelar Inminente.
La batalla aún dejará caídos, pero parece que mis rápidos reflejos cual embutidas pechugas de Power Girl han logrado eclipsar el mal ... de momento...

3 comentarios:

Jailai!