miércoles, 22 de julio de 2009

42

42 es el número del apartamento de Mulder -es porque en mi universo Fox Mulder sigue viviendo en el 42 de Hegal Place, Alexandría, Virginia-.
42 es un número sagrado de no recuerdo ahora mismo qué o cuántos dioses.
42 son los grados centígrados que caen en picao en mi tierra.
Y mañana no va a ser mejor. He visto pájaros caer fulminados del mismo calor. Como decía el grandilocuente y feromonal Leónidas Butler, esto es Esparta sudando la gota gorda y que Mario Picachu en cueros venga y lo vea.

Pero la noche me confunde... y me alegra y distrae, con sus lucecitas de colores...
Como este pequeño juego nocturno de la noche de Tokio...


Pikapika Go! Go!




Tokio... Cuando llegue a casa me pondré mi peluca rosa y conectaré el karaoke sólo para llevar bragas semitransparentes y flirtear con Bill Murray...




Pasan 42 minutos...

3 comentarios:

Jailai!